Almacenes libres de impuestos

El valor de los bienes de lujo en todo el mundo se estima en alrededor de 4 billones de dólares, mientras que la revista británica The Economist estimó este valor en varios cientos de miles de millones de dólares los que se mantienen en almacenes libres de impuestos (ZFL, Zollfreilager). El modelo de almacén libre de impuestos (ZFL) está en auge. Las personas de alto poder adquisitivo destinan cada vez una mayor parte de su patrimonio en objetos de valor, destacando en primer lugar los metales preciosos. Los almacenes libres de impuestos son tan populares debido a la desaparición del secreto bancario, convirtiéndose en uno de los últimos lugares donde uno puede mantener activos de forma segura y anónima. La confianza en el sistema bancario y financiero está más que gravemente dañada, no vislumbrándose además una mejora. Los depósitos libres de impuestos ofrecen a los clientes una discreción similar a la que los bancos tuvieron una vez con el secreto bancario suizo. Además, estos almacenes gozan de un estatus extraterritorial, es decir, los bienes están virtualmente en tierra de nadie. Los aranceles aduaneros y los impuestos al valor añadido solo deben pagarse cuando las mercancías están destinadas a la venta en un país o son retiradas del almacén por el propietario. De hecho, las zonas libres de impuestos se crean para todos tipos de mercancías que se encuentran en tránsito.


Los almacenes libres de impuestos tienen una larga tradición en Suiza, siendo país pionero en este negocio que crece a una tasa anual de alrededor del 10%. Suiza sigue siendo el centro más importante para los almacenes libres de impuestos. La diferencia entre un almacén con franquicia (ZFL) y un OZL (Offenes Zollfreilager; "Open Duty-Free Warehouse") es que aunque la aduana no está en el sitio del OZL y solo esporádicamente se realiza un muestreo aleatorio. La ventaja es obvia: dado que un OZL no confía en la presencia aduanera, un cliente puede inspeccionar y / o recoger los productos depositados en cualquier momento, los 365 días del año. Si los metales preciosos están en un ZFL, el cliente debe respetar el horario de apertura de la aduana.

Elementum ofrece a sus clientes almacenar metales preciosos en uno de los OZL más seguros del mundo dentro del macizo montañoso de St.Gotthard, en el centro de Suiza. Un sistema de seguridad de vanguardia en un antiguo búnker militar, que fue utilizado por el Banco Nacional Suizo hasta los años noventa. Los clientes de Elementum pueden almacenar sus metales preciosos en un lugar seguro y anónimo, visitarlos o recogerlos personalmente en cualquier momento. Solo con la eliminación física de los metales preciosos de la instalación de la bóveda el cliente debe pagar los impuestos sobre las mercancías. El cliente, sin embargo, puede venderlos también en cualquier momento a un distribuidor de metales preciosos (por ejemplo, Elementum Deutschland GmbH) o cambiarlos por oro (porque contrariamente a la plata, el oro no está gravado con IVA).

Los metales preciosos son activos que se compran principalmente para la acumulación, optimización y protección del patrimonio, especialmente como preservación del valor a largo plazo en momentos turbulentos de incertidumbre financiera y política. Por todo ello la decisión sobre la ubicación del almacenamiento debe ser bien considerada ya que los metales preciosos deben mantenerse en las jurisdicciones más seguras del mundo. En los últimos años, se ha escuchado que existe una tendencia de que los metales preciosos del mundo occidental se están reubicando en Asia, mientras que Suiza también experimenta enormes importaciones. Durante décadas Suiza ha sido uno de los lugares preferidos para el almacenamiento de objetos de valor por parte de inversores internacionales privados e institucionales. Entre ellos se cree que la custodia en Suiza es más segura que en la UE, Reino Unido y EE. UU.  A lo largo de la historia, el oro y la plata fluyeron principalmente hacia donde fueron tratados y vistos de manera más favorable. La tendencia es claramente unidireccional: los metales preciosos están abandonando el sistema bancario vulnerable y excesivamente endeudado. Suiza tradicionalmente goza de la reputación de ser uno de los países más seguros para almacenar este tipo de activos, si no el lugar más seguro. Echemos un vistazo a las ventajas: 

1. Estabilidad política

Suiza tiene una democracia multipartidista y un muy alto grado de democracia directa ya que la población puede ejercer influencia en la legislación política a través de referéndum. Esta combinación de democracia mantiene el sistema político estable, a la vez que lo basa en el compromiso y la cooperación. El gobierno opera en tres niveles (federal, cantonal y local). Con sus 26 cantones, Suiza siempre ha sido considerada neutral, con excelentes relaciones bilaterales con casi todos los países del mundo. Como resultado se encuentran en Suiza cifras superiores a la media de filiales de compañías y grupos internacionales, mientras que muchas instituciones internacionales prefieren este país para organizar conferencias y eventos. Suiza no es miembro de la UE lo que le ha permitido permanecer independiente y menos afectada por el sistema bancario de la UE.

2. Estabilidad monetaria

El franco suizo (CHF) ha sido considerado durante mucho tiempo como un refugio seguro con una menor pérdida de poder de compra que otras monedas desde el final del estándar oro. La fortaleza monetaria del CHF se basa particularmente en la fortaleza de la economía nacional, unas reservas de oro superiores a la media y la expectativa general de que Suiza no inflará su moneda en la misma medida que otros países. Las 1040 toneladas de oro del Banco Nacional Suizo representan una de las reservas de oro per cápita más altas del mundo, a pesar de las 1550 toneladas de oro vendidas entre 1999-2004 y 2007-2008. Desde 1971 el CHF se ha apreciado más del 300% frente al USD.

3. Centro comercial de metales preciosos

Suiza tiene una larga historia como el centro más importante del mundo para metales preciosos debido a la relevancia obtenida por el "Zurich Gold Pool" durante los años 60 y 70, poniendo al "London Gold Pool" en la sombra. En 1971 el 80% de todas las ventas de oro de Sudáfrica se realizaron en Suiza (20% a través de Londres). El mercado suizo del oro operó la mayor parte del oro ruso durante los años 1950-1980. Si bien Suiza ha perdido terreno en relación con Londres y Nueva York, sigue siendo uno de los centros más importantes para el comercio, el refino y el tránsito, especialmente para Alemania, Oriente Medio, India y Asia (especialmente China). Más de 1500 personas trabajan en la industria suiza de refino de metales preciosos, siendo el centro mundial del sector (aproximadamente el 70% de la producción mundial de refino de oro proviene de Suiza).

4. Ventajas fiscales

En Suiza no se aplica IVA al oro cuando se compra y no se deben pagar derechos de importación. Además, el IVA es del 7,7% para la mayoría de los bienes y servicios, con un IVA reducido del 2,5% en alimentos, libros, medicamentos y el 3,7% en alojamiento en hoteles, incluido el desayuno. Incluso algunos servicios, como educación y seguros, están exentos de este impuesto.

Para el resto de metales preciosos (plata, platino y paladio) el IVA es del 7,7% e incluso están exentos si se depositan en un almacén libre de impuestos en Suiza (por ejemplo, la instalación de bóveda de alta seguridad en el macizo montañoso de St. Gotthard). El IVA solo se paga cuando el propietario (el cliente de Elementum) saca las mercancías de la instalación o cuando el operador realiza la entrega en nombre del propietario / cliente. Sin embargo, si los metales preciosos se exportan desde Suiza (por ejemplo, la entrega al cliente en el extranjero), se aplicará el IVA del país respectivo, reembolsándose allí el IVA suizo del 7.7%. 

5. Discreción

El secreto y la discreción son parte de una industria financiera suiza basada en la confianza y la longevidad. Por un lado las leyes bancarias se han suavizado cada vez más en los últimos años mientras que por otro estas leyes bancarias no se aplican a la custodia y almacenamiento de metales preciosos independientes del banco, por lo que la industria suiza de metales preciosos (por ejemplo, refinerías) no se ve afectada. La discreción del cliente la tomamos muy en serio en Elementum.

Dado que el almacenamiento de metales preciosos independiente del banco no está sujeto a las leyes bancarias suizas, las cuentas de almacenamiento no son cuentas bancarias propiamente dichas, y no hay ninguna razón para pensar que esto vaya a cambiar. Elementum no tiene la obligación de revelar ninguna identidad sobre los clientes que han almacenado metales preciosos en este pais. Solo Elementum tiene acceso a los datos e información del cliente.

Además, los activos depositados no forman parte del patrimonio de la entidad que los almacena (no siendo afectados por una posible quiebra) lo que significa que el cliente sigue siendo el propietario de sus metales preciosos y tiene un derecho ilimitado de entrega. Por lo tanto, los clientes / propietarios de los metales preciosos almacenados no tienen riesgo de contraparte ya que Elementum o el operador del almacén no pueden contabilizar en su balance los valores almacenados. 

El contrato de almacenamiento que el cliente formaliza con Elementum está sujeto a la ley general de contratos de Suiza y no a la ley bancaria. El derecho contractual está regulado en Suiza por el Código de Obligaciones de Suiza (OR) y forma parte del Código Civil (BGB).